Descubrir Mallorca en un día

ADVERTISING
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Descubrir Mallorca en un día. O al menos, descubrir tres de sus joyas en poco más de 12 horas, es posible.

Una aventura intensa, divertida y que proporciona el placer de todo viaje: aprender a través de la propia vivencia. ¿Nos acompañas en esta incursión a la isla?

No es necesario recorrer grandes distancias para vivir experiencias que saben a nuevas. Y mucho menos hacer miles de kilómetros para sentir lo que implica viajar: la emoción de una llegada, la certeza de lo único que es el momento que vives y la excitación de una aventura que te llevas en la mochila para contarla después. Invitados por Turismo de las Islas Baleares y Vueling, partimos de Barcelona a las 7 de la mañana y regresamos 12 horas después, con mucho mucho mucho vivido y más aún por explicar. ¡Vente con nosotros!

EL FORNET DE LA SOCA, Palma de Mallorca

IMG_0044-1
IMG_0049-4
IMG_0054-7

Conocer este proyecto ha sido revelador. Hace tres años, descubrimos con el chef Miquel Calent su pasión por la humildad de la cocina tradicional mallorquina, en proceso de recuperación. Tomeu Arbona, al frente del Fornet de la Soca, hace lo propio sobre todo con el recetario dulce de la isla. Una tarea que empezó hace 7 años, alquilando una antigua panadería con 150 años de actividad, con la intuición de que recuperar sabores y recetas de antaño sería una auténtica innovación. Una árdua tarea de investigación de Tomeu bebiendo de todas las fuentes imaginables (y disponibles): anotando las recetas dictadas por ancianas cocineras y monjas o comprando en rastros todo cuadernillo antiguo.

¿Cómo se refleja este trabajo? Además de en sus dos libros editados (pero agotados), lo puedes ver en su escaparate y vitrinas interiores, y lo puedes degustar. Desde pasteles del s.XIII como el menjar blanc o el gató más actual, del s.XX, con influencia de la pastelería francesa. Te interesará saber que tradicionalmente, la ensaimada que es estandarte del dulce mallorquín no era enrollado, sino trenzado, fruto de sus orígenes judíos (piensa en un babka). Y que el paso de la trenza al enrollado empieza en los años 40 del siglo pasado para favorecer su exportación a Catalunya: rellenas de cabello de ángel, además, llegaban a la península mejor conservadas. ¡Resulta que de una ensaimada trenzada salían 3 enrolladas!

IMG_0048-3
IMG_0050-5
IMG_0059-8

La tarea de Arbona y su equipo es muy honesta, y se refleja en todos los pasteles, dulces y panes que elaboran a diario (y de noche) en su obrador. Sin prisas, sin químicos. Madritxo, pa d’en Pou, flaó, greixonera de Santa Margalida… ¡Hay tanto por descubrir! Una variedad alucinante que se muestra bajo el retrato de su bisabuela, que fue cocinera señorial. Esas mujeres de origen humilde, que servían y cocinaban en las casas señoriales, son las responsables de que sus recetas se trasladasen de cocinera a cocinera de forma oral. Junto a las monjas en los conventos, las artífices de los dulces de celebración en esas mismas casas pudientes, todas ellas han permitido que Arbona acoja en su obrador esos siglos de historia dulce para que todos podamos disfrutarlo.

SA TAFONA DE CAIMARI – Caimari

IMG_1835
IMG_1844
IMG_1842

Caimari, en la comarca de El Raiguer, está casi a medio camino de Palma a Alcudia. Un pequeño pueblo rodeado de montes escarpados donde esta tafona lleva enclavada durante muchísimos decenios. Una tafona es, en mallorquín, un molino de aceite y aunque actualmente esta tafona ya no está en el centro del pueblo, sí está abierta para procesar las aceitunas de sus vecinos y convertirlos en aceite. Como antes.

Mallorca

En Sa Tafona de Caimari elaboran su propio aceite prensado en frío, Simó Mateu, con las variedades que se cultivan en sus fincas: la arbequina, la picual y la mallorquinas frantoio y empeltre. Esta tafona además es sostenible, pues el triturado de los huesos de las aceitunas es el combustible que hace funcionar la maquinaria de la tafona y la pasta sobrante, cuando el aceite ha pasado por el decantador, se utiliza como fertilizante. Una tafona ecológica que mira al futuro sin olvidar el pasado: en el centro de Caimari tienen un pequeño museo donde se explica de forma visual y didáctica cómo ese proceso aún más manual y artesano.

CA NA TONETA – Caimari

A escasos metros del pequeño museo de la familia Mateu nos encontramos a uno de los proyectos gastronómicos que más ha hecho para llevar la cocina mallorquina y sus productos más allá de las aguas que rodean esta fantástica isla: Ca Na Toneta, regentado por las hermanas Maria y Teresa Solivelles.

IMG_0079-17
IMG_0064-10
IMG_0073-14

Ca Na Toneta es otro ejemplo de recuperación de la memoria. En el caso de las hermanas Solivelles, la pervivencia de sus propias experiencias, ancladas a la cocina, a los olores y sabores que surgían de la cocina de su madre. Atrapan en el tiempo esas memorias ligadas a sentimientos y lo transforman en platos honestos, sabrosos. El producto local, es toda la despensa que necesitan, llenado codo con codo con productores y elaboradores insulares.

IMG_0102-24
IMG_0121-31

En este viaje de descubrimiento de la esencia y la autenticidad de esta isla, nos sentamos en el precioso salón de Ca Na Toneta para degustar esos platos de la memoria junto al maridaje de otro proyecto vinícola de la isla, los excepcionales vinos de 4 kilos, la bodega no tag de Francesc Grimalt y Sergio Caballero. La sencillez de un buen pan moreno hecho en horno de leñas con aceite de Es Roquissar y el Motors SCRS 18 (escursac). Maravilla. Fumet de caldereta de langosta de Menorca con capuchina, langosta marinada y mandarinas de Sóller con el Motor Gold 14 (premsal blanc). Fantasía. Coca de pimientos asados, tomate, cebolla y pescado seco de Formentera con el vino de alma solidaria Gallinas y Focas del 2016 (mantonegro). Inexcusable. Lomo de cerdo negro con col con el 4 kilos del 2018 (callet). Intenso. Bullit de peix de Ibiza con el Grimalt Caballero del 15 (callet y fogoneu). Final entrañable. Como los quesos mallorquines o el helado de laurel, gató y crema de zanahoria que concluyeron la experiencia.

IMG_0135-35
IMG_0148-39
IMG_0150-40

A las 19h y poco más embarcamos de regreso, con el alma llena de conocimiento, experiencias, recuerdos y conocimientos. Felices por vivir en primera persona momentos como estos, en los que la cultura, la tradición y la identidad se muestra en forma de comida o bebida. Y orgullosos de que, por fin, Mallorca y las Baleares saquen pecho por todas las maravillas que atesoran. Sigue nuestro consejo, y al menos en una ocasión, ve tras nuestros pasos en esta ruta del disfrute que te proponemos. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
ADVERTISING
ADVERTISING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.