Categorias

Recorriendo Le Marche: sus borgos y el producto de origen

ADVERTISING
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Le Marche, o Las Marcas, es una región del este de Italia que se ubica entre los montes Apeninos y el mar Adriático.

Le Marche, o Las Marcas, es una región del este de Italia que se ubica entre los montes Apeninos y el mar Adriático. Italia es reconocida por la excelencia de su producto (y de su difusión se encarga el proyecto True Italian Taste que conocemos por la Camara de Comercio en Barcelona) y por la riqueza de sus cocinas regionales, estandarte de la reconocida gastronomía italiana en el mundo. Te proponemos descubrir 5 lugares donde disfrutar del paisaje, la cultura y, por supuesto, todo este sinfín de maravillas culinarias.

Una buena forma de conocer este territorio es recorrer sus borgos. Son pueblos medievales, amurallados en su mayoría, que otean el horizonte desde una posición elevada. La vista se pierde campo a través… y los sentidos se agudizan y alegran, sobre todo el paladar, porque en cada borgo hay alguna especialidad por descubrir, sea una receta o un producto de denominación de origen o de origen protegido. Te hemos preparado un menú turístico y gastronómico para que le saques el máximo partido a esta región de extrema belleza.

De Ascoli Piceno no te puedes perder estas tres maravillas: la primera, el licor de anís Meletti, la anisetta. Se puede comprar en Meletti, un establecimiento icónico en el centro de la ciudad por su interiorismo de la época Liberty. Este licor de anís ya se reconocía a finales del s.XIX y principios del XX como uno de los mejores licores del país, obteniendo premios y reconocimientos en ferias y muestras realizadas en toda Italia. La esencia de esa época dorada se ve en sus techos artesonados y decorados con frescos, muebles de época y un par de mostradores con marquetería de gran valor artesanal. 

ItaliantasteMarche2021 (254 di 837)
ItaliantasteMarche2021 (125 di 837)

La segunda, conocer una receta clásica, la Oliva tenera Ascolana del Piceno DOP. Esta oliva, de calibre considerable, se rellena de carne cocinada y especiada y después se reboza. El rebozado, por cierto, es otro hit de esta ciudad, que se aplica tanto a verduras como a quesos. Y por último, comer en la Locanda Imperfetta del chef Roberto di Sante y disfrutar de la tradición con platos elaborados con producto km0 y de proximidad como los maccheroncini di Campofilone IGO con ragú marchigiano de carne o el picantón con puré de patata y trufa rallada. El postre, la zuppa inglese es toda una bomba de sabor que se presenta en tres capas: la inferior es bizcocho impregnado en licor Alchermes, la media es una crema de huevo y la superior, una crema de chocolate. 

Bajar todos estos manjares mientras se pasea por esta bella ciudad llena de calles, plazas y mucha vida, será otro acierto. Ve en pos de las torres supervivientes a los terremotos en la zona, sobre todo el acontecido en 2016 (con 6,2 en la escala de Richter). En el Renacimiento, la ciudad llegó a contar con 100 torres, erigidas por las familias pudientes como muestra de poderío social y económico.

IMG_8891 2
IMG_8892 2
IMG_8898 2

Grottammare Alta es un borgo marinero de gran belleza, con calles empinadas que escalan el pueblo y permiten un paseo tranquilo, disfrutando del ritmo pausado de sus habitantes y la profusión de flores con las cuales adornan fachadas y ventanas. El gran descubrimiento aquí es disfrutar de una cena marinera con degustación de recetas típicas del pueblo en el Antiguo Convento Sant’Agustí. Este antiguo convento se convirtió en un centro cultural a finales del s.XX, regentado por un párroco amante del whisky. Las tapas de las cajas se observan en las paredes, emplazadas allí como un mosaico. Desde hace poco, este lugar albergaba una sociedad gastronómica cerrada.

Ahora, ya abierta al público, permite descubrir la cocina marinera de la zona, con pescado fresquísimo y de temporada que compran directamente al pescador o en la lonja: el Gnocchetto o pizza frita con anchoa y escarola salteada, el caracol de mar (el caracol es un molusco muy apreciado que se caza poniendo una sardina en el anzuelo), las sardinas con tomate y cebolla fresca, la tripa de rape o el Brodetto alla san Benedetese. Este último plato es pura fascinación: se trata de una sopa (brodetto) que las mujeres de los pescadores elaboraban con el pescado que no se vendía. Siguiendo esa receta marinera auténtica, lleva vinagre que le da un sabor muy peculiar y sabroso. Muchas veces, del brodetto se come primero el pescado y con el caldo se cuece la pasta al punto risottata. 

IMG_8955 2
IMG_8964 2
IMG_8969 2

Corinaldo es un pueblo medieval encaramado a una colina y protegido por murallas cuyo interior encierra paseos encantadores recorriendo sus callejuelas, y destacan tres hotspots: el peculiar santuario de Santa Maria Goretti, la belleza arquitectónica de la puerta defensiva del Renacimiento de Santa Maria del Mercato y la empinada escalinata del Pozo della Polenta, que cuenta con 109 escalones y es el escenario de las fiestas medievales con recreación que se realizan a mediados de julio. A escasos 24km se puede visitar la Bodega Filodivino, de gran belleza arquitectónica, encajada de forma orgánica en el típico paisaje marchigiano de empinados mantos de colores terrosos. Organizan un maridaje muy recomendable de sus vinos más representativos con un bocado ideado por el chef de la casa, Andrea Alessandrelli. Además de cultivar dos variedades de la zona siguiendo los preceptos de la viticultura biodinámica, el radicchio (cepa blanca usada para vinos espumosos y demás) y la lacrima di morro d’Alba, tienen huerto propio y olivos para nutrir su interesante oferta gastronómica.

ItaliantasteMarche2021 (414 di 837)
ItaliantasteMarche2021 (408 di 837)
ItaliantasteMarche2021 (427 di 837)

Mondavio es uno de nuestros preferidos por diversas razones: la Rocca Roveresca, el Teatro Apollo (un pequeño teatro de la época Liberty) y la esencia del Renacimiento que encierran edificios, calles y paseos extramuros. 

La Rocca Roveresca es una fortificación militar construida a finales del s.XV para proteger la población. Tiene una forma insólita, que vista desde las alturas recuerda a la figura del hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci. Es destacable también su construcción en piedra y mahón en forma de espiga cuya función era la de repeler el impacto de la pólvora, la gran innovación de esa época en cuanto a las técnicas de guerra. Tiene 5 pisos conectados por un pozo central cuya función era permitir resistir un asedio de 2 meses, con una cuerda y correa para que desde todos los pisos se pudieran aprovisionar. Desde el piso superior/azotea cubierta, se dispone de unas vistas de 360º de los magníficos campos marchigianos, gracias a la profusión de sus ventanas que permitían no sólo la vigía, sino la defensa.

Le Marche

Cerca de allí, El Teatro Apollo ocupa el espacio donde en el s.XV estaba la Iglesia de San Filippo Neri. Al tenerse que adaptar a la estructura que tenía la iglesia se debe su tamaño reducido, que no obstante, goza de platea de 33 asientos, palcos, gallinero e incluso espacio donde se encontraban los camerinos de los actores. Cada palco correspondía a una familia noble y la capacidad se amplió cuando a finales del s.XIX se añadió el tercer piso para alojar el gallinero. De esta época y esa reforma es que el Apollo obtiene su clara inspiración de estilo Liberty. Pasó a ser uno de los epicentros culturales, siendo su máxima manifestación la celebración de los Carnavales. Después de la II Guerra Mundial se cerró, hasta que en 2010 se consiguieron recaudar suficientes fondos para restaurar y volver a abrirlo al público.

ItaliantasteMarche2021 (636 di 837)
ItaliantasteMarche2021 (654 di 837)

Mondavio no sólo ofrece atractivos turísticos: si vas a esta población es imprescindible que Claudia Ridolfini, de Le Affinità Gustative, te prepare un taller-almuerzo de degustación de quesos curados con aceite de oliva extra virgen de Cartoceto DOP y otras especialidades de la zona. Ridolfini elabora quesos artesanales elaborados con leche cruda de oveja, el pecorino, que afina en su taller cueva que fecha del Renacimiento, en el centro de Mondavio. Prueba el afinado con vino rosso piceno (del cual obtiene el color rojo intenso, el perfume y el sabor), el de hierbas aromáticas de Le Marche, el afinado en heno y flores de acacia (de temporada porque sólo se obtienen esas flores y el heno durante dos meses al año) y o el afinado en pimienta negra y grasa de cerdo. Al ser quesos sin conservantes y sin tratamientos, se come todo, hasta la piel, y están riquísimos.

IMG_9009 2
IMG_9003 2
IMG_9010 2

Nuestra última parada es en Sirolo, un precioso borgo marinero situado cerca del Monte Conero. Está perimetrado con muralla, pues en la época medieval era un castillo perteneciente a una familia noble, los Conti Cortesi. Ahora es un destino con mucho encanto por sus vistas, sus playas alojadas al pie de escarpados acantilados y por una amplia plaza con restaurantes y espacio para realizar festivales y conciertos al aire libre. No dejes de visitar la Drogheria di Sirolo, una tienda con degustación que permite probar bocados de la zona: lonzino di fico, maccheroncini Campofilone, ciauscolo IGP, paté de olivas verdes, mermelada de visciole en conserva o el paccasassi del Conero.

IMG_9058 2
IMG_9067 2
IMG_9073 2

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
ADVERTISING
ADVERTISING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *