Flying monkey, comfort food y vinos naturales

ADVERTISING
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Flying Monkey traslada el particular universo de libertad creativa, sabores de Oriente Medio y cocina sabrosa de la chef autodidacta Ronit Stern al epicentro de Sant Gervasi. Stern también firma proyectos tan interesantes como Autorosellón o La Balabusta, ambos en Enric Granados.

¿QUÉ DEFINE A FLYING MONKEY?

Desde Sant Gervasi, los platillos volantes de Stern y su equipo alegran las jornadas con vinos naturales seleccionados y sabores absolutamente reconfortantes, desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche. Cuando abren las puertas, a las 9, el barrio se inunda con el olor de sus panes y pasteles recién horneados en su obrador, mezclándose con el aroma del café recién molido y extraído. Son ruidos que más que ASMR son una autopista de nuestro hipotálamo a nuestras papilas gustativas, anticipando el festín.

La panadería de Stern es una maravilla, ya lo comprobamos al probar el pan challah cuando visitamos La Balabusta hace unos meses. Y que el líquido también se toma muy en serio en esta casa (como todo lo que Stern y su compañero, socio y jefe de sala Rafael Campos tocan), no en vano se autodefinen como wine bar pero nuestra impresión es que va más allá y esta nomenclatura más que definitoria es un ejercicio del matrimonio para presentar un proyecto algo más diversificado. La realidad es que Flying Monkey está impregnado del universo Stern y lejos de ser un inconveniente, para nosotros suma. Cuando un proyecto como Autorosellón o La Balabusta triunfa es por su autenticidad, honestidad y cocina diferencial: tiene todo el sentido que ese savoir faire viaje en buena parte de su totalidad a una nueva ubicación para conquistar un nuevo público.

Flying Monkey BCN Foodie Guide 01
Flying Monkey BCN Foodie Guide 03
Flying Monkey BCN Foodie Guide 02

¿QUÉ COMER EN FLYING MONKEY?

En esta ocasión nos acercamos a disfrutar del Menú del Día, una oportunidad para degustar platillos nuevos y algunos que ya son referente de la cocina de Stern como las zanahorias o el hummus. Este formato ofrece primero, segundo, postre o café de especialidad y bebida por 17,90€.

El menú ofrece dos opciones de cada categoría así que, al ser dos comensales, pudimos probarlo todo. Como primeros, las zanahorias con tahini y menta y el hummus con pimiento rojo escalivado y pan de pita. Nos perdonarás pero esas zanahorias (casi caramelizadas, tiernas, sabrosas) y ese humus (sedoso, equilibrado en especiado) están para ponerles un piso. Nos alegró encontrarnos de nuevo con el vitello tonnato, un plato que desde siempre nos encanta y en esta casa, bordan.

Flying Monkey BCN Foodie Guide 05
Flying Monkey BCN Foodie Guide 07
Flying Monkey BCN Foodie Guide 08

La pasta, la segunda opción junto al vitello como platos principales, eran unos orecchiette de aderezado muy refrescante donde sobresalía la sobrasada. Y de postres, como se puede escoger entre uno de ellos o el café de especialidad, seguimos optando por todo así que este puding puso punto final con nota.

Flying Monkey BCN Foodie Guide 09
Flying Monkey BCN Foodie Guide 10
Flying Monkey BCN Foodie Guide 04

Regresaremos para probar su carta y animarnos a acompañar esos bocados con esa selección de vinos tan apetecible. O para desayunar, que con esos ventanales abiertos a la calle y la luz entrando a raudales seguro que se desayuna mejor. Sea como fuere, ve a probar Flying Monkey de miércoles a sábado de 9 de la mañana hasta medianoche o el domingo de 9 a 17h. Ojito a su brunch, nos han explicado que está en la estela del que ya probamos en La Balabusta, y fue épico.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
ADVERTISING
ADVERTISING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.