Categorias

Sal Mar, oasis de cocina marinera en La Barceloneta

ADVERTISING
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
El recién abierto Sal Mar, a pie de arena de la playa del Somorrostro de La Barceloneta, propone una carta selecta para disfrutar de buena cocina marinera con vistas al mar, en una oferta informal respaldada por el grupo Ca la Nuri.

¿QUÉ DEFINE A SAL MAR?

La segunda y tercera generación están pilotando actualmente los restaurantes del grupo Ca la Nuri, con Laura y David Noguera (en las cocinas del Arrozal) trabajando codo con codo con Jordi y Ricard. Con cada nueva apertura, pensada y meditada, buscan mantener la esencia de calidad y servicio de la abuela Nuri y a su vez evolucionar, enseñando nuevas facetas de este savoir faire. Sal Mar sería un punto intermedio entre el vecino Ca la Nuri Platja, más formal, y el Xiroi, más desenfadado y de perfil juvenil. El interiorismo es cuidado y sobrio, con colores neutros y relajantes, madera y piedra y algunos muebles vintage. Esa sobriedad nunca distraerá del auténtico foco de atención: la comida y el entorno, con ese mar que casi llega a los pies.

Salmar 2
Salmar 1
Salmar 8

¿QUÉ COMER EN SAL MAR?

Han pasado ya más de 50 años desde que Núria Calafell y Jordi Noguera abrieron  su restaurante en la calle Espronceda, en el Poblenou, con ella en la cocina y él atendiendo a los clientes. Un negocio familiar que al trasladarse a la calle Aragó cimentan la esencia de lo que ahora conocemos de la familia Noguera-Calafell: se hacen tan populares sus calamares a la andaluza y el volumen de calamares que Núria freía era tal que decidió empezó a hacer arroces para aprovechar las patas. Con esta decisión una saga arrocera nace, pues sus hijos Ricard y Jordi entraron en el negocio. Atribuible a Ricard es la expansión hacia los locales de playa, primero con Ca la Nuri Platja y después con Xiroi. Actualmente cuentan con 5 restaurantes, pues a los imperdibles Platja, Xiroi y Terra se les suma Arrozal y éste que nos ocupa, Sal Mar.

De Sal Mar es interesante este enfoque de reivindicación de una cocina marinera que va mucho más allá de las paellas o arroces (que siguen bordando). Con una irrenunciable base de producto de calidad y proximidad, su carta presenta un compendio de platos cuyo eje común es el ser platos para disfrutar frente al mar, como un maridaje de sal y mar: no faltan los clásicos (bravas, mejillones a la marinera, calamares a la andaluza…) ni tampoco una propuesta de tapeo más divertida que revisa elaboraciones y les da un giro sutil y elegante, como las navajas a la plancha con lima.

Salmar 9

Al tratarse de buena cocina marinera, la base es el producto. En su carta puedes encontrar hasta tres propuestas de pescado de calidad, con poca elaboración para que éste brille, así como los arroces clásicos (el del Senyoret o el arroz negro) o un arroz con verduras y shiitake que tiene ya muchos adeptos. Si la visita a Sal Mar se enfoca en pedir mucho tapeo y probar mucho, no te olvides de esos arroces: si la cocina no va muy a tope, estarán encantados de hacer paellas individuales.

Probamos un poco de este tapeo: excelentes croquetas de chipirón en su tinta, cuatro unidades jugosas y con buena fritura. También de frito, los archifamosos calamares a la andaluza con mayonesa suave de wasabi y las brochetas de langostino crujientes con tártara asiática, con buen sazonado y sabores contrastados. Un picoteo que prepara para las sutiles y elegantes navajas a la plancha con ralladura de lima.

Salmar 6
Salmar 4
Salmar 3

Seguimos con el bacalao confitado con hummus y chips de kale, muy fino y en su punto de cocción perfecto. Llega la paella del señorito, sabrosa, al estilo de la Costa Brava que tanto nos gusta, con ese sabor a mar de un buen fumet. Y para rebajar, un postre muy divertido de la casa, piña al ron y lima con helado de coco, refrescante.

Salmar 7

Su comedor interior es amplio y cómodo, con la luz que entra a raudales a través de sus cristaleras panorámicas. Y la terraza es, con el buen tiempo, el lugar ideal: brisa marina, sol, calidez y tiempo para disfrutarlo.

El ticket medio, correctísimo: entre 30 y 35€ por persona. Lo encontraréis en el Passeig Marítim, pasado el Hospital del Mar, en la parte inferior del Passeig… con buscar los parasoles naranja se ubica rápido. Se puede acceder bajando unas escaleras y disfrutar de sus platillos en formato de cocina ininterrumpida todos los días de la semana, de mediodía a medianoche. Sábado y domingo abren ligeramente antes, a las 11, y los viernes y sábados cierran a las 00:30h.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
ADVERTISING
ADVERTISING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *