Categorias

Fat Barbies abre nuevo local en Muntaner

ADVERTISING
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Lo de Fat Barbies es muy fuerte: concepto, calidad y coherencia. Y cuando entras en su universo, les conoces un poco, entiendes que los que trabajan y los que lideran el proyecto van todos a la par, como una gran familia.

Esa familia ha crecido con un nuevo local en Muntaner, cerquita del estrenado Fat Veggies en enero… ¡pero no esperéis una réplica del célebre Fat Barbies de Bailén!Lo de Fat Barbies es muy fuerte: concepto, calidad y coherencia. Y cuando entras en su universo, les conoces un poco, entiendes que los que trabajan y los que lideran el proyecto van todos a la par, como una gran familia. Esa familia ha crecido con un nuevo local en Muntaner, cerquita del estrenado Fat Veggies en enero… ¡pero no esperéis una réplica del célebre Fat Barbies de Bailén!

¿QUÉ DEFINE A FAT BARBIES?

Fat Barbies está engrasado y funciona como un reloj suizo: la estética de Aquiles Martini, uno de los socios, está asimilada, es potente y rústica como el interiorismo (con muebles construidos por ellos mismos). La comida y la bebida liderada por Juancho Martini, siempre con el hilo conductor de la brasa y el humo, son una mezcla de comfort food y atrevimiento. Y la sala es alegre, dinámica. Así que todo va un poco al son informal de la música ambiental, meciendo a los parroquianos que esperamos probar comida inolvidable.

Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 01
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 03Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 03
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 02

Aquí, en Muntaner, encontrarás un poco de Bailén y un poco de Fat Veggies. No como recopilación de hits, sino como recolección de la esencia de ambas casas: los clásicos que todos adoramos del Fat Barbies como el bocadillo de pastrami, la fat burger, las costillas o el bocadillo de cerdo están aquí. Así como la personalísima propuesta veggie based de la cocina de Maria Inés Duarte en Fat Veggies, en la que los vegetales se entronan con fuego y juegan con elaboraciones caseras como los encurtidos, las fermentaciones y las salsas hechas a diario.

Máxima visibilidad y respeto por el producto en su temporada, ecológico siempre, sea pasto (criado en el Pirineo) o sea huerto. Por ello, en la carta del Fat Barbies de Muntaner encontrarás cerdo y ternera pero también delicados platos vegetarianos o veganos en su vertiente más sabrosa, y es en esta área que el carácter juguetón de este equipo se lo gozará con una buena rotación de platos y sorpresas. Como el plato del chef: es un divertimento que hemos creado para sentir siempre el gusanillo y sentirnos vivos, explica Samuel Collins, al mando de las brasas de Muntaner. Este plato es sorpresa y cambiará cada mes, construido para emocionar a la cocina y a la sala, con nuevas recetas, texturas y combinaciones.

Porque si algo define la cocina de Martini y equipo es que bajo una aparente simpleza se esconde una profunda complejidad. A capas, como las necesarias para no quemarse al fuego vivo. O como las imprescindibles para revelar secretos ocultos. En cualquier caso, emociona porque seguro que si te dejas llevar por los platos más personales de la carta, será tu primera vez en muchos aspectos: combinaciones de sabores, texturas, temperaturas… siempre con notas permanentes de ahumado, lo cual para una servidora, es cielo abierto.

ADVERTISING

¿QUÉ COMER EN FAT BARBIES?

Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 10
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 13
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 08

Al lío: la col picuda con kimchi de tomate es la reostia. Y punto. Un cuarto de col braseada con una textura suave a la vez que firme, templada, contrastada con el punto frío del kimchi de tomate con picos del especiado del kimchi alegrando la mordida. Ya lo decía: tras la simpleza (dos ingredientes, un emplatado plano) aparece la grandeza. Entusiasmo intacto al probar la rillette de cerdo con una ensalada de rúcula, chutney de kumquat y semillas de mostaza. La rillette, untuosa (y untable en el pan de masa madre tostado que sirven en el plato), está especiada y es melosa, una buena base para jugar a contrastar con los acompañamientos que se presentan en el plato. Diversión al servicio del sabor. Y punto álgido en el gratén suizo de espinacas y coliflor, los tres ingredientes conviven a la perfección sin perder sabor ni textura.

Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 07
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 12
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 09

Ojo a los Fat Tacos del pastor, de una hebra muy bien definida y sabrosa (ahumada, claro) que agradece la untuosidad y la grasa de la crème fraîche. Un poco de pico de gallo para refrescar y un matiz ácido si exprimimos en gajo de limón asado con el que se acompaña el plato. Redondo. Por último, el festín pasa por probar las patatas hasselback con provolone y chimichurri, la popular receta de patatas asadas suecas gracias a su corte laminado: sin duda, aquí el chimichurri juega un papel esencial. Sin olvidarnos, claro, de los postres: el cucurucho de avellana y el archifamoso clásico americano Smore, que en este bendito lugar ofrecen en formato de pequeño sándwich helado, con el marshmallow sopleteado en la mesa.

Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 05
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 04Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 04
Fat Barbies Muntaner BCN Foodie Guide 06

La parte líquida está a cargo de Céline Brantegem, quien ha ideado un binomio de bebidas caseras muy acorde a la oferta de Fat Barbies Muntaner: o limonada (con naranja y romero) o iced tea (con rooibos, miel y limón). Elaborado a diario, buscando calidad y frescor pero también porque vuelan: la limonada probada es de las mejores, en mucho tiempo.

Poco que más que decir. Una se queda corta de palabras cuando la experiencia las supera, con la certeza que este entusiasmo lo han sabido contagiar a base de hacer las cosas con coherencia y bien hechas. Sea en sus locales, sea con sus productos que elaboran en su cocina y venden en la Fat Shop o en su delivery, Fuego, hay detrás un minucioso trabajo de una familia que cree a ciegas que la calidad no está reñida con el precio. Sí con los márgenes, pero su crecimiento en tres años demuestra que mucho ajuste se consigue elaborando todo en casa y tratando el producto de forma consciente para evitar el despilfarro alimentario.

La sonrisa de Collins, que se adivina en sus ojos, es muy locuaz: tengo 27 años y 10 años de experiencia en cocinas pero formar parte de Fat Barbies, del proyecto, desde sus inicios, ha sido muy emocionante. Cada nuevo paso ha llevado a un crecimiento donde todos hemos sumado, aportado y se nos ha reconocido… es un éxito de todos y nos hace muy felices.

Desde el 30 de mayo, Fat Barbies Muntaner proporciona felicidad por un acotado ticket medio de entre 20 y 25€ por barba. Están en Muntaner, 189 y está abierto de 13 a 16:30 y de 19 a medianoche, todos los días de la semana.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
ADVERTISING
ADVERTISING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *