Dumbo Café, el little New York de Barcelona

Por Judit Pan 15 octubre 2020

dumbo cafe

En pleno bulevar de la Diagonal, donde confluyen el canto de los loros, el vaivén de los peatones y el trajín de los oficinistas de mediodía, renace Dumbo Café, la nueva esquina naranja de la Calle Buenos Aires. La reconversión del histórico Café San Telmo que, tras 14 años de actividad, reabre con nuevo nombre y con un concepto fresco y dinámico para alegrar desayunos y comidas.

¿QUÉ DEFINE A DUMBO CAFÉ?

Isidro Marqués, propietario de Dumbo Café, del Grupo San Telmo, nos cuenta cómo se enamoró del barrio Dumbo en Brooklyn, Nueva York, en uno de sus últimos viajes el pasado noviembre. Acrónimo de Down Under The Manhattan Bridge Overpass, este barrio se caracteriza por sus calles adoquinadas, su arquitectura y sus almacenes de techos altos reconvertidos en boutiques, restaurantes y cafeterías con encanto. Para Isidro y Noemí de la Peña, su pareja, fue casi una obligación traer un pedacito de NY a Barcelona, nos dicen. Eso se juntó a unas ganas de cambiar, de traer un concepto diferente, de quitarle un poco de sofisticación al antiguo San Telmo, y de darle un toque divertido y fresco, hacerlo un poquito más “charming”.

Y así nace Dumbo Café, bajo el lema ‘bowls, sandwiches & coffee’. Una mezcla entre lo urbano, lo saludable y la dieta asiática y vegetariana (la mayoría de su carta lo es), con un toque vibrante y dinámico que aporta un poco de frescura a este rinconcito de Avinguda Diagonal.

Este espíritu efervescente se les metió en la cabeza y decidieron plasmarlo en cada detalle. En las estanterías, la decoración, los delantales… ¡y hasta en las mascarillas! Los toques naranjas, la luz que entra por los ventanales y las innumerables plantas crean una atmósfera en la que se respira eso mismo: vitalidad y alegría.

Orange is the happiest color - Frank Sinatra
Interior del Dumbo Café
Isidro Marqués

¿QUÉ COMER EN DUMBO CAFÉ?

En este café, la capital del desenfado, no sólo se come lo que es tendencia. Se nota que al fundador le apasiona este tipo de cocina porque todo está minuciosamente estudiado: las bebidas son divertidas y caseras, la verdura de proximidad, el café de especialidad, el arroz japonés y la arrocera asiática, los woks humeando desde la cocina dirigida por Gonzalo Rivière…¡y además todo es 100% sostenible! 

La carta es sencilla (que no simple), lo que se traduce en un servicio rápido y comidas ligeras. Destacan los poke bowls (Dumbowls), los woks (Dumwoks), las hamburguesas y los huevos Bennedict.

Nosotros probamos algunos de los platos estrella, empezando por el Pad Thai con cebolla tierna, shiitake, brotes de soja, tamarindo, fish sauce, cacahuetes y huevo. Guau. Nos flipa la textura de los noodles con el crujiente de los brotes de soja y el toque del cacahuete. 

Seguimos con el Arroz Chaufa al estilo peruano (arroz blanco y negro, espárrago, calabacín, tomate, huevo poché, katsuobushi y salsa especial). Nos quedamos embobados mientras rompemos la yema del huevo poché (¿a quién no le encanta hacer esto, am I right?) y lo mezclamos al dúo de arroces. Lo que más nos gusta: el contraste dulce del Hoisin de la salsa especial, tan típica del Pato Pekín.

Dumwoks
Dumwok Arroz Chaufa
Dumwok Pad Thai
Huevos Bennedict

Por último, nos lanzamos a unos Bacon Bennedict. ¿El secreto? Un brioche bien esponjoso, un huevo poché al punto perfecto, el crujiente del bacon hecho al horno y la “falsa” salsa holandesa casera a base de cúrcuma, acompañado de unas patatas provenzales.

No podíamos irnos sin despedirnos con un café y un lemon pie sacado de una vitrina llena de postres apetecibles. Ese punto de mantequilla de la base (una crujiente pâte sablée) con su punto acidulado del limón y la cremosidad del merengue son la mejor manera de irse por todo lo alto y decir “Arre, que ya es viernes”. Nos quedamos con las ganas de probar el cheesecake ya que nos lo quitaban de las manos, pero tenía una pinta de susurrarte cosas bonitas al oído.

Cheesecake
Lemon Pie

El precio medio es de 10-12€, ya que los platos están hechos de forma muy equilibrada y pensados para ser un plato único acompañados de una bebida y, si estamos que nos vamos, de postre y café.

La sorpresa de la carta: un menú brunch (para sábados, domingos y festivos) por unos 18€ más que justificados que da hambre nada más leerlo (huevos Bennedict, cake o pancakes, café o infusión y bebida).

Nos vamos de Dumbo Café con una sonrisa en los labios, contagiados con el buen humor de este nuevo universo que han creado.

Interior del Dumbo Café
Interior del Dumbo Café
Interior del Dumbo Café
[Total: 0   Promedio: 0/5]

DEJAR UN COMENTARIO

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Lamaga Comunica
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: redaccion@bcnfoodieguide.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

  Acepto la política de privacidad