La noche que vivimos con ‘NERKA, Banquete de fuego’, fue de auténtico despliegue, humo y fuego, gracias a Eduardo Marchesi y Ekaitz Sáenz de Rioba Restaurante. Una noche en la que exploramos la gastronomía argentina, con su brasa, su carne y su asado en cruz. Sin faltar nada y maridado, como siempre, con tres cervezas excepcionales de la gama de Cervezas Alhambra: Especial, Reserva 1925 y Reserva Roja, pudimos disfrutar de un auténtico bautismo de fuego con un olor a ahumado impregnado en el aire.

Como sabéis, nuestras Foodie Pop Up Experience están caracterizadas por el hecho de que el comensal no conoce al chef, ni el lugar, ni los platos que degustará hasta pocas horas antes del encuentro. Así que, citados en la Nau Bostik, los asistentes se encuentran con la promesa de una noche cuya protagonista será la gastronomía argentina y su estrecha relación con el fuego.

Con un asado en cruz coronando el patio, haciéndose en directo y delante de los comensales, servimos unos aperitivos maridados con Cerveza Alhambra Especial como el matambre, de ternera a la pizza, una empanada tradicional de humita, un chorizo criollo con salsa criolla y, por último, una morcilla con hinojo. Contundentes, imponentes y ligeramente ahumados.

Una vez ya en la mesa, servimos un chinchulín de ternera y unas mollejas de ternera con queso azul y remolacha acompañado de una Cerveza Alhambra Reserva 1925; seguimos, por fin, con el lechón asado en cruz con verduras encurtidas y melocotones a la brasa y una costilla de vaca con verduras al rescoldo y chimichurri, esta vez maridado con una Cerveza Alhambra Reserva Roja.

Tanto Marchesi como Sáenz, ambos con sobrada experiencia en el sector, nos hicieron pasar una noche que no olvidaremos gracias al olor que se quedó en nuestra ropa y en nuestras papilas gustativas.

[Total:0    Promedio:0/5]