Categorias

El melón más caro del mundo se come en Carlota Akaneya

ADVERTISING
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Carlota Akaneya es un conocido por todos los amantes de la gastronomía japonesa. Regresa a la actualidad por dos razones: cumple 10 años y ofrece la posibilidad de degustar el melón más caro del mundo, el Crown Melon.

¿QUÉ DEFINE A CARLOTA AKANEYA?

Carlota Akaneya, que cuenta con un alter ego en Madrid (Pilar Akaneya), fue el primer sumibiyaki de Europa y no sólo ha sido pionero en este sentido: fue uno de los primeros cuatro restaurantes en España en servir wagyū certificado como Kobe Beef. Rondaba el 2014 cuando incorporaron en su carta la ternera japonesa de grado A5, la máxima calificación otorgada por el JMGA, la asociación emisora de este certificado oficial. Este wagyū está reconocido por su sabor sutil y aterciopelado y su textura de mármol mantecoso. Hasta ese momento, esa ternera sólo se encontraba en Japón, Hong Kong y Macao.

Carlota Akaneya 3

Con la incorporación del Crown Melon, los Akaneya vuelven a liderar el panorama, presentando un producto de extrema delicadeza y valores más allá de la curiosidad de ser el melón más caro del mundo. Este precio excepcional se fundamenta en la exclusividad de su producción (en Fukuroi, Japón) y recolección: el granjero sólo elige un melón por planta, el más perfecto. Lo decide a mitad de la cosecha y en cuanto lo tiene escogido, sacrifica el resto de melones para dedicarse al cultivo de ese único melón. Esa perfección se traduce en un producto que no presenta ningún tipo de defecto, tiene el justo nivel de azúcar y se conserva a 4 grados hasta que este melón está en su momento óptimo de consumo, que es pasados entre 10 y 15 días desde la cosecha. Aunque su precio ronda los 200€ por ejemplar, se han llegado a pagar cifras más elevadas en subastas, y es por esta razón que fuera del mercado japonés, no se había comercializado. El game changing para este producto lo lidera la compañía Shizuoka Crown Melon y desde ya los barceloneses lo podemos disfrutar en el Carlota Akaneya, que lo incorpora en su menú Hyōgo como postre.

¿QUÉ COMER EN CARLOTA AKANEYA?

La experiencia en el Carlota es excepcional: el sumibiyaki es una parrilla de carbón vegetal, o dicho de otra manera, una barbacoa japonesa que se inserta en el centro de la mesa. Es una técnica proveniente de Corea y Japón en la que el comensal interviene en el proceso de cocción del producto, con protagonismo de la carne.

Carlota Akaneya 1
Carlota Akaneya 4
Carlota Akaneya 7

Precisamente para probar el menú Hyōgo y la excepcionalidad del Crown Melon nos hemos acercado al Carlota. Y empezamos bien: nada más sentarnos en la mesa, nos reciben desde sala con el grito ​​irasshaimase, replicado desde la cocina, que es una fórmula para dar la bienvenida que se escucha en varios restaurantes en Japón. Probamos el Umeshu, un sake de ciruela japonés, para acompañar los edamame y las gyoza rellenas de wagyu. Le sigue el Kamo namban, un suculento caldo de pato con fideos Udon gruesos. Y lo que viene después es parte de la magia de esta experiencia: se retiran las placas centrales de la mesa y se muestra la cavidad donde se vuelcan las brasas de encino, dando calor y calor. 

Carlota Akaneya 8
Carlota Akaneya 5
Carlota Akaneya 6

Seguimos con el Tonkatsu, o lomo de cerdo macerado y rebozado. Aplaudimos el Yasai to kinoko, un Hotpot de verduras y setas, que llega con el Tonkatsu y se deposita sobre las brasas para que se acabe de preparar con el calor mientras damos buena cuenta de ese maravilloso lomo de cerdo macerado. Llegan a continuación, y por este orden, el Wagyu ichibo (cuadril de ternera japonesa con salsa miso ponzu), el Wagyu zabuton no tataki  (sobrecostilla de wagyu), el  Wagyu harami (entrama), el Wagyu shimofuri (lomo bajo de ternera japonesa) y la estrella de la casa, el Kobe Beef shimofuri A5, lomo bajo de ternera japonesa Kobe Beef A5 de extraordinario sabor y textura. Estas carnes las cocina el comensal en la parrilla, siguiendo las indicaciones desde sala, entre ellas no dejar que las carnes se cocinen demasiado.

Los postres son dos: el howaitochoko no mori, una mousse de té Matcha rellena de fruta de la pasión con frutas del bosque y el anunciado Kuraunmeron, el Crown Melon de Fukuroi.

Carlota Akaneya 9
Carlota Akaneya 10

Sinceramente, por la calidad y unicidad de la experiencia, unido a la excepcional materia prima, el precio del menú Hyōgo (sin bebidas) nos parece bajo: 84,90€ por persona. Quizás por esta ajustadisima relación calidad-precio es que encontrar reserva en el Carlota Akaneya es algo complicado. Si lo que te hemos contado te ha llenado la boca de agua y fruición por probar, insiste: merece muchísimo la pena.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
ADVERTISING
ADVERTISING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *