Pasada la fiebre japonesa (primero con el sushi y después con el ramen) y superando la peruana, parece que Barcelona huele a curry, y del bueno. Todo ello, obra de una tríade que ha revolucionado el mapa gastronómico con propuestas dirigidas a dinamitar nuestro umbral del picante y los estereotipos limitadores: Tandoor, Masala 73 y la chef Anjalina Chugani ¡son los reyes de la gastronomía india en Barcelona!

Quien primero llegó a nuestras vidas fue un jovencísimo Ivan Surinder, que con sólo 23 años, abrió Tandoor en agosto del 2014 con la ardua tarea de renovar la cocina tradicional que su padre, Nath Surinder, había introducido en Barcelona. También pionero, Ivan empezó con una cierta timidez, vislumbrando su ya asentado concepto de local indian food: recetario tradicional rebajado en especias y grasas. Ahora, la madurez de Tandoor acompaña a la de su chef, que está encontrando su propia voz con platos brillantes como el Hummus de lentejas amarillas o un sabrosísimo Tartar de langostinos y puerros. Un lenguaje con el que él, indio nacido en Barcelona, se siente más identificado, y quienes le hemos visto crecer, aplaudimos.

Gastronomía india en Barcelona

No mucho más tarde, un autobús aparecía en el zenit de la escena street food en Barcelona. En Palo Alto, Rec Stores, Van Van, Eat Street o festival hype que se preciara, el bus del Masala73 estaba en el elenco de food trucks. Así empezó la aventura de dos amigos, Jordi Arós y Kuldeep Singh, que nació casi con su amistad: Kuldeep cocinaba para Jordi y éste, poco a poco, se enamoró de la gastronomía india, de sus especias, grasas y sabores contrastados. La sencillez y autenticidad de la propuesta traspasaron suspicacias y paladares cautos, convirtiendo sus bocadillos KFC (pollo marinado con especias de Karala, mayonesa de curry y chutney de cilantro y menta), Hot Dog Millionaire (butifarra con chutney de mango y curry vindaloo picante) en auténticos hits. Enganchó su propuesta desenfadada de gran calidad. Y como todo éxito debe culminar, en 2017 este dueto abrió el primer curry bar de Barcelona, bautizado como Masala73 (presente en la BCN Foodie Feast), ¡cómo no!. Transcurrido un año, el autobús ha mantenido una trayectoria informal, más canallita, y el restaurante ha tomado la dirección de radicalizar su apuesta por el recetario tradicional y clásico de la India, con platos de cocina casera, sabrosa y reconfortante, y siempre usando producto local de primera calidad que renuevan en una carta de temporada. Un curry bar donde degustar curries en un ambiente informal, y a un precio ajustado.

Gastronomía india en Barcelona

Nuestra tercera protagonista es chef privada. Anjalina Chugani no tiene restaurante pero su huella se aprecia en muchos restaurantes, tanto indios como de cocina del mundo, porque ella ha sido la creadora de la recetas de algunos de sus platos. En octubre del 2016 Chugani autopublicó su primer libro, Soul Spices, un recetario con platos indios y un necesario foco a la pedagogía de las especias, en su vertiente nutricional y medicinal tan desconocida por aquel entonces. Actualmente, una importante editorial editará su libro para Sudamérica, está enseñando a otros chefs a trabajar con las especias y realiza talleres mensuales en su cocina para extender la pasión entre los cocinitas de la ciudad. Usos de las especias, recetas tradicionales o cómo elaborar el pan naan son algunos de estos talleres que rápidamente agotan plazas. Es un alma inquieta que no para, ¡sólo es posible seguirle la pista en su nutrido perfil en Instagram!

Gastronomía india en Barcelona

Arós, Chugani y Surinder son sin duda las tres personalidades que más han abogado por desmitificar los clásicos miedos que hasta el momento muchos teníamos, principalmente al picante. Cada uno en su línea han realizado un trabajo brillante y necesario con el objetivo común de elevar el conocimiento de la gastronomía india, sea en la televisión, la radio, con entrevistas o recetas. ¡Y encima son amigos!

Barcelona ha caído rendida a sus pies, y podemos imaginar la emoción en la sempiterna sonrisa de Surinder o en la mirada obstinada de Chugani: ¡lo conseguimos! Pero eso era algo que Arós ya había vislumbrado. El reinado del sushi y del ceviche tenía sus días contados… ¡larga vida al curry!