papa-serra

Entrevistamos a Papa Serra

O lo que es lo mismo, Joel Serra Bevin. Un maravilloso creativo que nació en Nueva Zelanda y creció en una granja en Tasmania (Australia). Vivió enfundado en un traje y corbata durante 8 años en Melbourne (Australia) y lo cambió todo para desandar el camino de su familia catalana y recuperar sus raíces en Barcelona. Este mix de culturas y backgrounds culinarios eclosiona en su particular manera de entender la cocina y desde EatWith enarbola la bandera de su Papalosophy por todo el mundo, haciendo sus famosos showcooking y echándole mucho música electronica a su mise en place.

Nos gusta su rollo, su sinceridad y la crudeza con la que cocina y presenta sus creaciones culinarias protagonizadas por vegetales, carne y pescado para crear cenas privadas que son un escándalo visual y gustativo. Cuando no cocina, puedes encontrarlo corriendo, haciendo surf  y cogiendo inspiraciones para su próxima locura en su cocina. El caso es que tiene a la ciudad de patas parriba con su Papalosophy, ¿quieres conocerle?

Cuéntanos quien eres, tu proyecto y tus inquietudes.

A veces me miro desde la distancia y pienso cómo pudo ese chico rubio (un poco salvaje) de Nueva Zelanda terminar en las cocinas de Barcelona. Pero es ahí donde la vida me llevó. Después de vivir en algunas ciudades del mundo, acepté finalmente que Barcelona es mi #1: es donde corro, voy en bici, voy a nadar, cocino y como cada día. Y es donde tengo muebles por primera vez en mi vida. Esto último, sin duda, me dice que esta ciudad va a ser mía por un tiempo.

Tengo el cargo mundial de EatWith, la plataforma que conecta a los verdadero foodies con algunos de los cocineros más frescos de la ciudad – las experiencias son increíbles e inolvidables. Formo parte del equipo desde el primer día. Cada día vivo el proyecto, tanto como chef como invitado. Aparte de EatWith me transformo  en Papa Serra Jr (una referencia a mi bisabuelo catalán) e intento de realizar sueños culinarios. También estoy realizando mi propio sueno culinario: Papalosophy.

¿Cómo empezaste a cocinar?

Tenía 8 años y fue el día antes de la feria escolar. Un chico llegó a la escuela con un pastel hecho en casa para vender y yo había dejado a mi madre hacerlo por mi. Esa noche me desperté y empecé a cocinar mi primer creacion. Trabajando en la empresa KPMG en Melbourne (Australia), me di cuenta que necesitaba expresarme creativamente y empecé un supper-club llamado ‘Global Gobbler’ en mi propio piso. Allí los invitados podría probar mis creaciones, de manera gratuita. Para mí lo importante no era ganar dinero, me lo tomaba más como una forma de  hacer pruebas con mi comida y darla a conocer.

Un día una crítica gastronómica vino para una cena. Le gustó mucho y llamo mi comida: ‘modern, fashionable Spain’. De alguna manera me encontré en la primera temporada de MasterChef Australia donde fui famoso por cortar más dedos que cebollas en un concurso de habilidad con cuchillos. Pasé de eliminación en eliminación pero era demasiado sarcástico para la televisión mainstream (risas). Poco después me mudé a España.

¿Qué es la Papalosophy?

Papalosophy se trata de ser un crack cada día, dentro y fuera de la cocina. Se trata de hacer tus sueños realidad. Es una manera de cocinar y de vivir. Se trata de captar lo que comes. Pero más de captar lo que comes es de captar la vida y de ser dueño de tu vida. También se trata de compartir. La vida vale cero si no se la compartes con los otros porque la respuesta a todo dentro y fuera de la cocina es el amor.

Papalosophy finalmente trata de siempre  esperar lo inesperado. En la cocina los mejores platos nunca se planifican como tampoco la gente maravillosa y los giros del destino que la vida te ofrece. Papalosophy es un libro de cocinar de que soñé desde hace mucho tiempo. Una combinación de ‘choque’ fotográfico (fotografiado por aldo chacón, la otra mitad de papalosophy) con historias personales y recetas creadas durante la vida buscando gustos auténticos y preparaciones creativas. Mis raices catalanas, viajes  y un estudio obsesivo del mundo gastronómico y comiendo lo máximo posible y dándome una influencia que ni guna escuela gastronómica me pudiera enseñar. De momento estamos eligiendo un editor para Papalosophy y esperamos que sea   en venta este año.

Entrevista foodie a Papa Serra

¿Cuál es el plato de tu infancia?

Creciendo en Nueva Zelanda y Australia, la cultura gastronómica no es tan refinada como en Europa. Cazando y después comiendo fauna nativa (por supuesto no de la lista de animales  en peligro de extinción), como canguros, conejo salvaje… hasta un opossum una vez (es un mamífero marsupial típico). Si tienes la posibilidad de comer tataki de canguro con romero, aceite y sal ¡no puedes decir que noa!

¿Qué es lo más creativo que has hecho nunca?

Todos odiamos la comida de avión…..Pero a mi gusta luchar contra el sistema. Volviendo de Roma subí de “contrabando” jamón de parma y una gran bola de burrata en la cabina. Desde Tokyo viajé con maguro sashimi y hojas de shiso. Y de vuelta de Tel Aviv mi equipaje de mano contenia hummus, un bote de za’atar y 25ml de Arak. Cada combinación de gusto ya ha sido creado por un chef en algun lugar en el mundo. Prefiero ser creativo en conceptualizar y extraer el máximo placer cocinando, comiendo y compartiendo comida.

Para ti ser foodie es…

Como todo lo bueno en este mundo, la palabra foodie ha sido masacrada por los ‘hipsters’ que sólo comen los platos que son de moda en Instagram, pero que permanecen preocupadamente delgados. Un ‘foodie’ de verdad se despierte con la meta de disfrutar de las tres (o 10) mejores comidas de su vida. Y se van a dormir con laa determinación que mañana comeran aún mejor.

¿Qué 5 canciones te pones cuando preparas una de tus pantagruélicas cenas para EatWith?

Mi piso y mi cocina esta full de música electrónica y en las cenas lo ablando con un poco de jazz electrónico.

Algo que nunca comerías…

Una vez me perdí durante dos días en un bosque sueco, guardé mi orina y estuve a punto de bebérmela. También estando en Hong Kong me encontré con un plato de ojos de pez variados y no pude probar ni uno.

¿Qué es lo que no puede faltar en tu carro de la compra?

Cuando fui a París a cocinar para foodshotr mi maleta estaba llena de lo mejor de España: membrillo, almendras marcona, vinagre de jerez, pimentón ñora y un centenar de latas de anchoas Ortiz. ¡Lo esencial para vivir!

Y por último, ¿cuál es tu hotspot favorito de Barcelona?

Vivo en el Born y tengo mis lugares preferidos. Si me apetecen aceitunas voy por el carrer Comerç (al lado del Mercat del Born), los tomates del Mercat de Santa Caterina (concretamente los de la última parada a la izquierda) son deliciosos, y los frutos secos de Jaime J. Renobell en Passeig Picasso están buenísimos. Soy adicto al vermut y, además de la versión que he hecho en casa, mi favorito es el que hacen en Recoleta.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *