Dim Sum Barcelona

Final Feliç versus Dim Sum, otra genialidad del equipo de Casa Xica

Final Feliç abrió sus puertas hace escasamente un año, bajo la batuta de Marc Santamaria y Raquel Blasco. Claro que os suenan estos nombres, ambos son chef y son los propietarios/alma mater del laureado Casa Xica. Esa pequeña taberna (sólo de tamaño) del Poble Sec necesitaba evolucionar, y Final Feliç llegó para brindar al equipo de Casa Xica un lugar donde tener una cocina de producción y, a su vez, atender al público con un concepto made in Casa Xica evolucionado.

Los que fuimos en los inicios de la andadura del Final Feliç recordamos la osadía, los platos juguetones y las ganas de arriesgar (perdurable en la memoria, ese ramen de jabalí) en los que casquería, fermentaciones y encurtidos ahondaban en la fusión catalano-asiática que define a Santamaria y Blasco desde sus inicios. Pero, como Blasco nos cuenta, el ímpetu le pudo a los recursos humanos: la pequeña Casa Xica les permitía tratar al cliente de una forma muy cercana y cariñosa. Con Final Feliç sintieron que no podían trabajar la sala siguiendo este estilo y, han admitido, su propuesta era demasiado arriesgada, por muy veraz que fuera a su trayectoria.

Final Feliç

No nos alarmemos, Final Feliç sigue al pie de cañón, pero reinventado de forma magistral y coherente. Quienes quieran dejarse guiar por Marc y su souschef Pato Zucarinni, podrán disfrutar de un menú degustación cerrado fiel a su espíritu libre en cualquiera de las 8 plazas que ofrece. Un lujo, porque ahora Final Feliç está prácticamente dentro de la cocina, una auténtica Mesa del Chef. Valientes con paladar refinado, podréis disfrutar de la esencia de Final Feliç por 55€ (si quieres maridaje, añádele 25€), y sólo previa reserva.

¿Y Dim Sum? Si Final Feliç (y su concepto) se aloja en la cocina, Dim Sum habita en la sala. Y Dim Sum es una propuesta que bebe del Casa Xica, pero en versión callejera y aún más informal. Los platillos, xiao bao o gyozas que nos alucinaban cuando ellos acudían a un Eat Street, se encuentran aquí: comida rápida, divertida y de picoteo a precio de street food (y sin renunciar a la calidad o a las salsas caseras que hace Marc).

Dim Sum Barcelona

Dim Sum está a medio camino entre el Casa Xica y Final Feliç, y con esta tríade los dos chefs se sienten cómodos. Y se nota: sala y barra llenas, bullicio regado con canciones de los 90 (Fun Love Criminals, Dee Lite, Texas o Portishead) y platillos tan espectaculares como los que probamos: Xiao Bao de fricandó con camasecs y salsa de chili ahumado, Gyoza de puerro confitado a la brasa con col china, jengibre y ajo (maravilloso sabor a fuego, con el punto de picante justo para dormirte los labios), BBQ coreana de presa ibérica, kimchi y berenjena a la brasa o el pato frito con hoisin casera (sólo la hoisin merece un peregrinaje).

Una noche de amiguetes, cervezas y tapas en Dim Sum sale por sólo 20/25€ por persona. Y decimos noche porque ese espíritu es sólo nocturno, no abren los mediodías. Totalmente recomendable, no en vano seleccionamos Final Feliç como una de las gemas foodie del 2017 en nuestra cuarta guía, Barcelona Foodie Feast.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *